"Entre el Humor y lo Cómico"

Aquel domingo 18 de Junio concluía la Tercera Feria del Libro en la ciudad de Río Tercero.
Dentro de sus varios conferencistas y expositores, le correspondería al Profesor Arnaldo
Pérez Wat cerrar dicho evento con su charla "Entre el Humor y lo Cómico", título de su última obra literaria - editorial "Ediciones del Copista" - en homenaje al genial caricaturista Carlos Raúl Ortiz,(1946 - 27 de febrero del año 2000) de los cuales citamos los siguientes pasajes:
" Nuestra definición de humor gráfico acentúa que su ideal estriba en no necesitar traducción a otro idioma, porque las imágenes del dibujo deben hablar de por sí, sin necesidad de la escritura.
El lápiz, implacable, de Carlos Ortiz, nunca estuvo de espaldas al pueblo, sino que siempre con el humor trajo un destello de esperanza.
Cuando las épocas eran de progreso, con el chiste. Cuando se tornaban adversas, con la benevolencia del humorista que aprieta y no ahoga. Por ejemplo: "En la vía pública (aludiendo a la década del '60) un transeúnte que se detiene a explicarle a una pareja de jovencitos:
"En esta provincia estaban los obreros mejor pagados del país
"El nivel universitario era excelente.
"Los estudiantes creían que podían cambiar el mundo y había una fuerte clase media".
-Y uno de los chicos reflexiona: "Con razón tanta nostalgia por el Cordobazo".
Pero la chispa del incansable trabajador no descansaba cuando el funcionario alcanza un grado tal de corrupción que ya no puede escuchar a la propia conciencia, que se halla sumida en la perversidad.
Sus viñetas circulan por todas partes cuando las quejas de los que sufren no llegan al despacho del poderoso y se apaga la súplica de los que aclaman justicia.
Resta esperar que no se pierda semejante esfuerzo para que la insensibilidad de los seres sin
corazón, que se acostumbran a engañar al pueblo, por lo menos no logren conciliar el sueño
Cuando Cognigni dejó una página en blanco en la Voz del Interior, Ortiz se hizo cargo de sus columnas.
Trabajador incansable hasta el último día cuando quería tomarse unas vacaciones debía dejar los diseños hechos. Muchos más dibujos de los que se pudiesen utilizar, porque debía adivinar el curso que tomarían los acontecimientos políticos y sociales y dibujar en consecuencia. La redacción se encargaría de imprimir el que correspondiese, según el giro que tomaban los acontecimientos.
Nuestro humorista no sólo no es peligroso porque siempre ríe, sino que su sonrisa constitu
yó la ventana, por donde asomaba sin cesar la bondad de su espíritu.
Por ello al poco tiempo de conocerlo, nuestro corazón se regocijó de haberse hecho amigo de uno de los hombres más ricos de Córdoba, el "Negro Ortiz". Su riqueza no descansaba sobre lo material, ni sobre el oro que hace doblar la cerviz a la mayoría. Estaba en esa su fa
milia, que puede ser la envidia del hombre más poderoso de la tierra. Porque el amor no se puede comprar;y dentro y fuera de su hogar, su sonrisa fue la esperanza, la caridad, y la generosa estima de los otros.

"Siempre hubo tendencia a reprimir la risa.Nietzsche afirma que cuando el hombre se pone a reír a carcajadas supera a todos los animales en vulgaridad y Mahoma ordenaba:"No rías con exceso porque el excesivo reir debilita el corazón". Sin embargo hay quienes, como
La Bruyere, opinan que debemos reir antes de ser felices, no sea que nos sorprenda la muerte antes de haber reído.


Más claro aún es el ejemplo de aquel sujeto llevado a juicio acusado de que su perro había mordido al vecino.
Se defendió diciendo: Señor Juez: mi perro nunca pudo haber mordido al honorable vecino por las siguientes razones:
1) Mi animal es muy pequeño.
2) Mi perro nunca salta y el distinguido vecino fue mordido en el cuello.
3) Aunque hubiese saltado, mi pequeño perro no pudo morderle porque lleva bozal.
4) Aunque se le hubiese salido el bozal, tampoco pudo morderle pues no tiene dentadura.
5) Mi perro es paralítico, de manera que nunca pudo alcanzar al vecino, que fue mordido en la vereda del frente.
6) Y último. Yo nunca tuve un perro.

La rigidez mecánica o repetición pueden resultar cómicas como efecto de entrometerse en la naturaleza o en la vida, cuyo ámbito y control no es resorte del hombre. Sería el caso del individuo que pregunta al observatorio meteorológico si podrían repetir el eclipse porque se lo perdió o, mejor aún, aquel que se queja al observatorio porque el eclipse estuvo medio flojo, manifestando que él ha estado en eclipses "mejor organizados" que ése.

Así mismo corresponden al humor negro los chistes que pueden estar dentro de la teoría intelectualista, y que casi invariablemente comienzan con el consabido "Tengo que darle una buena y una mala noticia".
Pero en este caso el médico dijo:
- Tengo que darle una mala y otra muy mala noticia.
- Bien, comience por la mala- se adelantó el paciente.
- Que a usted le quedan veinticuatro horas de vida.
- ¡ Santo cielo! ¿ Y cuál es la muy mala entonces?
- Que desde ayer lo ando buscando para comunicárselo.

Con los inventos ,aparecen nuevos chistes de este concepto intelectual. Así, respecto del ferrocarril, un muchacho llega tarde a la estación, y envía un telegrama a su padre:
"- Perdí el tren, tomaré mañana el mismo".
Y el padre le telegrafía contestando "- No tomes el mismo porque lo vas a volver a perder"

Traducido al japonés o al chino (previo paso por el inglés) el chiste cordobés podría llegar así: Al culminar el sol el obrero de la construcción se dispone a tomar alimentos y desenvuelve vituallas. El compañero le inquiere: - Os disponéis a almorzar?
- Y qué creías, que compartiría vituallas con cierta diva de la televisión?
En el original cordobés, un obrero de una obra desenvuelve tremendo sandwich y el compa
ñero le pregunta: - ¿Negro, vai a comé? - ¡No, si vuá almorzá con Mirtha Legrand!

La realidad que significa un efecto cómico suele ser presentada por la ironía apoyándose en el lenguaje, como en este caso del humorista alemán Lichtemberg. El ciego le pregunta al paralítico: _¿ Cómo anda? _ y éste le responde : _ Ya lo ve ...

Tienen su parentesco la risa y las lágrimas. La lágrima es hermana de la sonrisa. Pero lo triste es cuando la risa y la sonrisa no son más que una máscara con que ocultamos la tristeza. Y eso ya lo vió Gogol cuando afirmó: "La verdadera musa cómica es aquella cuyas lágrimas corren bajo la máscara". Y ello es a la postre una realidad en la ironía de Reir llorando de Juan de Dios Peza. Un hombre se siente muy triste y acude al médico.
El médico le aconseja que para curar su tristeza vaya al tablado que acaba de abrir sus puertas. En él hay un payaso tan cómico que le curará las penas y el médico agrega el nombre de tan mentado payaso:
_ ¡Garrik!
_ Así_ dijo el enfermo _ no me curo.
_ Yo soy Garrik cambiadme la receta.
Y agrega:

Cuántos hay que cansados de la vida
Enfermos de dolor, muertos de tedio
Hacen reír como el autor suicida
Sin esperar para su mal remedio.

Ah! Cuántas veces al reír se llora.
Nadie en lo alegre de la risa fíe.
Porque en los seres que el dolor devora
El alma llora cuando el rostro ríe.

Cuando muere el amor, la fe, la calma
Si sólo abrojos nuestra planta pisa,
Lanza a la faz la tempestad del alma
Un relámpago triste... La sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto
Que las vidas son breves mascaradas
Así aprendemos a reír con llanto
Y también a llorar con carcajadas.

 
 

 

Foto de Arnaldo Perez Wat Humor de Cordoba

 

 

 

Foto de Arnaldo Perez Wat Humor de Cordoba Humor Cordobes

Texto Completo Reir llorando de Juan de Dios Peza Reír Llorando

Viendo a Garrik -actor de la Inglaterra-
el pueblo al aplaudirle le decía:
"Eres el mas gracioso de la tierra
y el más feliz..."

Y el cómico reía.

Víctimas del spleen, los altos lores,
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores
y cambiaban su spleen en carcajadas.

Una vez, ante un médico famoso,
llegóse un hombre de mirar sombrío:
"Sufro -le dijo-, un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.

"Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importan mi nombre ni mi suerte
en un eterno spleen muriendo vivo,
y es mi única ilusión, la de la muerte".

-Viajad y os distraeréis.
- ¡Tanto he viajado!
-Las lecturas buscad.
-¡Tanto he leído!
-Que os ame una mujer.
-¡Si soy amado!
-¡Un título adquirid!
-¡Noble he nacido!
-¿Pobre seréis quizá?
-Tengo riquezas
-¿De lisonjas gustáis?
-¡Tantas escucho!
-¿Que tenéis de familia?
-Mis tristezas
-¿Vais a los cementerios?
-Mucho... mucho...

-¿De vuestra vida actual, tenéis testigos?
-Sí, mas no dejo que me impongan yugos;
yo les llamo a los muertos mis amigos;
y les llamo a los vivos mis verdugos.

-Me deja -agrega el médico- perplejo
vuestro mal y no debo acobardaros;
Tomad hoy por receta este consejo:
sólo viendo a Garrik, podréis curaros.
-¿A Garrik?
-Sí, a Garrik... La más remisa
y austera sociedad le busca ansiosa;
todo aquél que lo ve, muere de risa:
tiene una gracia artística asombrosa.

-¿Y a mí, me hará reír?
-¡Ah!, sí, os lo juro,
él sí y nadie más que él; mas... ¿qué os inquieta?
-Así -dijo el enfermo- no me curo;
¡Yo soy Garrik!... Cambiadme la receta.

¡Cuántos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reír como el actor suicida,
sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora!
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora,
el alma gime cuando el rostro ríe!

Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestra planta pisa,
lanza a la faz la tempestad del alma,
un relámpago triste: la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto,
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto
y también a llorar con carcajadas

Telefonos | Phones Hoteles | Hotels Fotos | Photos Museos | Museums PNL Iglesias | Churches
Turismo | Tourism
Teatros | Theaters Frases | Phrases Arte Virtual Rally WRC Estancias Jesuitas
Oktoberfest
Distancias Mapas | Maps Universidades Poblacion Ciudades | Cities Arte Rupestre
Folklore
Humor . Pymes . Links Home
Copyright © 2005 All rights reserved. cordobaciudad.com
www.cordobaciudad.com