EL PAPA JUAN PABLO II Segundo
Frases Célebres Citas, Refranes, Proverbios, Pensamientos, Máximas, Sentencias

 

Juan Pablo Segundo
Foto: Juan Pablo Segundo - Dalai Lama



Juan Pablo Segundo dijo:_El futuro de la iglesia y de la humanidad, depende en gran parte de los padres y de la vida familiar que construyan sus hogares:

Una palabra buena se dice pronto. Sin embargo se nos hace tan difícil pronunciarla a veces. Nos detiene el cansancio, nos distrae la preocupaciones, nos frena un sentimiento de frialdad o de indiferencia egoísta. Así sucede que pasamos al lado de personas, a las cuales aún conociendo, apenas les miramos el rostro y no nos damos cuenta de lo que están sufriendo por esa sutil agotadora pena de sentirse ignoradas.

Juan Pablo Segundo dijo:_Sólo en el amor está el secreto de la supervivencia.

Sólo sabe amar verdadera y plenamente aquél que es capaz de “poseer” su alma.
Poseerse a si mismo, para convertirse en don para los demás.

Un gesto afectuoso, una señal de atención y de cortesía, pueden ser una ráfaga de aire fresco en lo cerrado de una existencia, oprimida por la tristeza y el desaliento.

Todos los cristianos han de comprometerse en el diálogo con los creyentes de todas las religiones, de tal modo que crezca el entendimiento y la colaboración mutua, se refuercen los valores morales y Dios sea alabado en toda la creación.

Juan Pablo Segundo dijo:_No tengáis miedo. El hombre ha sido para ser feliz.

Sólo el amor construye. El odio destruye. Lo único que hace el odio es disgregar y desorganizar toda vida.

Hoy no basta ya afirmar. Hay que saber escuchar para comprender en qué punto se encuentra el otro en su camino de búsqueda o en su drama de derrota y huida.

El hombre no puede vivir sin esperanza. Debe aspira a algo, debe tener finalidad en la vida y la sensación de poder alcanzarla. La esperanza está ligada al futuro.

El tiempo que vivimos, no es tiempo de peligro e inquietud. Es tiempo de esperanza y de logros.
El hombre, por encima de toda actividad social o intelectual, por alta que sea, encuentra su desarrollo pleno, su realización integral, su riqueza insustituible en la familia.
Aquí, realmente, más que en otro campo de su vida, se juega el destino del hombre.

Los padres deberían hacer crecer a sus hijos en un estilo de vida sencillo y austero, enseñándoles que el hombre vale más por lo que es que por lo que tiene.

Los jóvenes deben ser las mejores personas que puedan ser. Deben desarrollar al máximo las posibilidades inmensas que Dios les ha dado al hacerlos a su imagen. No se contenten con mediocridades.

El mundo de los hombres pueden hacerse cada vez más “humano”, solamente si en todas las relaciones recíprocas, introducimos el momento del perdón.

Juan Pablo Segundo dijo:_Vuestro hogares deben seguir siendo siempre hogares de oración.

En realidad sólo llega a nuevas metas, quién sabe que todavía no ha conquistado aquello a lo que aspira.

EL Perdón es además la condición fundamental de la reconciliación, no solo en la relación de Dios con el hombre, sino en las relacione recíprocas entre los hombres.

Ya sabéis, que antes de dar comienzo a su vida pública, Jesús se retiró a orar cuarenta días en el desierto. Pues bien, queridísimos hermanos en Cristo. Procurad hacer, vosotros también, un poco de silencio en vuestra vida, para poder pensar, reflexionar y orar con mayor fervor y hacer propósitos con más decisión.

Deseo a vosotros que os descubráis a vosotros mismos a lo largo del camino.

Hoy resulta difícil crearse zonas de desierto y de silencio, porque estamos continuamente envueltos en el engranaje de las ocupaciones, en el fragor de lo acontecimientos y en el reclamo de los medios de comunicación, de modo que la paz interior corre peligro, y encuentran obstáculos los pensamientos elevados que deben calificar la existencia del hombre. Es difícil, pero tan importante nutrirse del silencio.

Pronunciando las palabras del Padrenuestro, Jesús creó un modelo de oración concreto y al mismo tiempo universal. De hecho, todo lo que se puede y se debe decir al Padre, está encerrado en las siete peticiones que todos sabemos de memoria. Hay en ellas, una sencillez tal, que hasta un niño las aprende, pero al mismo una profundidad tal, que se puede pasar una vida entera en meditar su sentido.
 

No se construye una sociedad justa sobre las injusticia. No se construye una sociedad que merezca el título de humana, dejando de respetar al otro, y peor todavía, negándole a los seres las libertades más fundamentales.

No se puede pensar en construir un mundo nuevo sin ser fuertes y valientes para superar las ideas hoy de moda, los criterios de violencia del mundo y las sugestiones del mal.
Todo ello exige que traspasemos las barreras del miedo, para ser testigos de Cristo, y al mismo tiempo presentar una imagen del hombre auténtico, que se expresa únicamente en el amor.

Durante la oración percibimos con más facilidad la unión con el ser superior.

La caridad es el vínculo de la perfección.
Por medio de ella maduran más plenamente el hombre y la fraternidad del planeta.

El hombre tiene una ley escrita por Dios en su corazón, en cuya obediencia consiste en dignidad humana.

El trabajo más importante no es el de la transformación del mundo, sino el de la transformación de nosotros mismos.

Juan Pablo Segundo dijo:_Es la caridad y el servicio los que nos salvan y nos abren el camino hacia la verdad.

Debemos repetir que trabajar es servir, y la alegría de poner nuestro trabajo y nuestras personas al servicio del bien, no podrá jamás ser sustituidas por la ilusión de un efímero poder individual.

La inteligencia sola no puede caminar en la búsqueda de la verdad, si no está sostenida de continuo por la voluntad.

No se encuentra la verdad si no se la desea firmemente y ése es un acto de la voluntad de la conciencia divina que uno manifiesta a través de la voluntad. Ése es también el libre albedrío.
Uno elige vivir en la verdad o en la mentira.

El hombre no puede vivir sin la esperanza.
Debe aspirar a algo. Debe tener una finalidad en la vida y la sensación de poder alcanzarla.

De algún modo al hombre le resulto más fácil amar lo que ve, que lo que no ve, sin embargo está llamado a amar a Dios, que es el amor que está por sobre todas las cosas.

Juan Pablo Segundo dijo:_El amor no se reduce sólo a lo que sentimos.
Tiene en el hombre raíces más profundas, que se hayan en su “yo” espiritual, en su entendimiento y en su voluntad.

El hombre es el ser que busca a Dios y a veces a cuando ya lo ha encontrado, no se permite creerlo y sigue buscándolo.

No nos dejemos apartar del fatigoso camino, sea para detenernos, sea para escoger aparentes atajos, que no son sino desvíos.

Para servir verdaderamente a la paz, la libertad de cada ser humano y de cada comunidad debe respetarse. Hay que saber respetar la ideas de los otros aunque sea muy opuestas a las nuestras. Hay que saber escuchar y luego discernir, pero desde el respeto.

La virtud, no es algo abstracto, distanciado de la vida, sino que por el contrario, tiene raíces profundas en la vida misma. La virtud incide en la vida del hombre, en sus acciones y en su comportamiento.

Las experiencias penosas refuerzan las capacidades y virtudes de los hombres. Aprovechemos determinados golpes. Entreguemos nuestros sufrimiento al Señor, aceptemos y de ahí en más, sólo nos queda crecer
La transformación del mundo comienza “ hoy” en vosotros y verán como inmediatamente el mundo se transforma en torno vuestro.

No abandonen sus búsquedas. No se contenten con respuestas facilonas. Examinen atentamente lo que les pueda servir para la felicidad auténtica.

Amar es, esencialmente, entregarse a los demás. Lejos de ser inclinación instintiva, es una decisión conciente de la voluntad, de ir hacia a los otros.

En solidaridad con vuestros hermanos de diferentes naciones, razas y culturas, es posible para ustedes cambiar el mundo y construir un futuro mejor para todos. Un futuro en que las personas sean más importantes que las ganancias, en el que los recursos del planeta estén repartidos con justicia, y en el que las negociaciones pacíficas sustituyan a las amenazas de guerra.

Dad a conocer al mundo que habéis elegido el camino de la verdad y la compasión, de la honestidad y el amor del perdón y de la reconciliación.

Juan Pablo Segundo dijo:_Los hombres que hacen avanzar la historia, en el nivel más humilde o en el más elevado, son aquellos que tienen la vocación de buscar y de construir.

Pronto van a descubrir que el más pobre y el más desprovisto, puede ser el primero en entrar al reino de los cielos y lo que es esencial, es que puede ser aquél de quién Dios se sirve para traer la salvación al mundo.

“Romper la cadena”
No al egoísmo.
No a la injusticia.
No a la desesperanza.
No a los caminos sin Dios.
No al odio y a la violencia.
No a la mediocridad.
Sí a la fe y al compromiso con la vida.
Sí al respeto de la dignidad de todos por igual.
Sí a la justicia, al amor y a la paz.
Sí a la solidaridad con todos, obligándose especialmente hacia los más necesitados.

A fin de cuentas, sólo el amor salva.

Juan Pablo Segundo dijo:_A ustedes se les pide que estén persuadidos de que la paz es el
otro nombre de la vida.

Telefonos | Phones Hoteles | Hotels Fotos | Photos Museos | Museums PNL Iglesias | Churches Turismo | Tourism Teatros | Theaters Frases | Phrases Arte Virtual Rally WRC Estancias Jesuitas Oktoberfest Distancias Mapas | Maps Universidades Poblacion Ciudades | Cities Arte Rupestre Folklore Humor . Pymes . Links Home


Copyright (C) 2005 All rights reserved. cordobaciudad.com
www.cordobaciudad.com